martes, 25 de noviembre de 2014

De vuelta en O tragaluz

Buenos días pimientos!


Hoy he tenido el placer de disfrutar de una amena comida en familia en "O Tragaluz". Ya os he hablado en otra ocasión de este restaurante pero la verdad es que a mí me encanta. Situado en la zona vieja de Santiago, es el restaurante del hotel San Miguel y como en su propia web definen, el espacio ideal para los amantes de la buena mesa. Con un servicio excelente y una decoración exquisita es el lugar ideal para comer a gusto.

Todos los días disponen de un menú del día en el que entran dos platos y postre por el módico precio de 12 euros, que realmente valen la pena. Quizá algunos de los platos puedan soanr extraños y exóticos pero lo cierto es que todo está buenísimo y vale la pena probarlo. Además tienen un menú degustación ideal apra comidas de pareja.

La presentación es sin duda inmejorable y el sabor y la calidad son excelentes. Lo que sí que como muchos otros lugares de comida de diseño, la cantidad de los paltos es la adecuada, así que si sois de buen comer quizá no os compense tanto. Pero si buscáis calidad es el mejor lugar sin duda.
Nosotros hemos empezado por la ensalada césar, con base de rúcula, pollo, piñones, nueces y manzanas, todo ello bañado de la suculenta salsa que le da nombre. La verdad es que estaba muy buena pero para mi gusto tenía demasiada cantidad de pollo. Yo habría sustituido parte de ese ingrediente por un poco de queso curado, lo que le daría un toque estupendo.

También había crema de verduras con huevo escalfado y crujiente de jamón

Para seguir hemos elejido el plato de pescado, en este caso merluza con muselina de ajo (lo que en la parte de Andalucía, corríjanme si me equivoco, viene a ser ajonesa) La verdad es que no tengo nada que objetar a este plato. La merluza estaba tierna y jugosa y las patatas perfectamente doradas. Además la muselina le daba un toque excelente


 Otros tomaron costilla de cerdo con patatas panadera y puerro confitado

Y como todas las historias esta también tiene un final dulce, esta vez en forma de brownie con helado de café y crema da café descafeinado
 El brownie no era casero, pero la evrdad es que el sabor junto con el helado de café era espectacular. No puedo imaginar un final mejor para este día.

Así que ya sabéis, queridos pimientos, si andáis por Santiago de Compostela al mediodía y queréis quedar bien con quien vayáis sin rascaros mucho el bolsillo no dudéis en acudir al tragaluz. Además en verano abren la terraza exterior, muy agradable y recogida del viento y llena de vegetación. Sin duda un lugar para recordar.

Espero ansiosa vuestras experiencias en este lugar.

Que paséis un día estupendo!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Lo que mas me gusta de mi blog, son tus comentarios. Gracias